Marketing RADICAL VS. Marketing TRADICIONAL

Si la finalidad de marketing es vender más, la del marketing de guerrilla es liarla muchísimo. De hecho, se le conoce también como marketing radical.
El mercado actual está tan colapsado de información, de productos y de marcas que es necesario romper moldes y salirse de los estándares habituales de venta para generar un impacto lo más grande posible en nuestro publico objetivo.
El marketing de guerrilla ataca por sorpresa, irrumpe en las calles de forma inesperada para causar impacto y arrancarte una sonrisa. ¿Por qué? Porque está demostrado que las marcas que irradian buen rollo, venden más. ¿Crees que la música que escuchas en las tiendas de ropa es algo casual? En absoluto. Escogen afinadamente cada canción para elevarte el estado de ánimo y así preparan nuestra mente para que sacar la cartera sea el resultado de nuestra felicidad.

Pero no podemos tomarnos esta manipulación como algo negativo, vender es un arte necesario.

Volvamos al marketing radical. ¿Por qué es eficaz? Hemos dicho que esta técnica es sorpresiva, vamos caminando por la calle y ¡zas!, nos golpea para que mirarlo sea inevitable. Ahora comparémoslo con los anuncios en televisión. Dice Seth Godin que la técnica fundamental del complejo mundo de la televisión es la interrupción. Los creativos de la agencias publicitarias se sientan a pensar en cómo pueden interceptar la atención de las personas con un mensaje unidireccional. Pongamos un ejemplo cotidiano como es estar sentado en nuestro sofá viendo una peli. El arduo trabajo de un publicista es crear ese spot que nos detenga cuando llega el bloque de anuncios y nos levantamos rápidamente a por más palomitas. Tienen que conseguir por todos los medios que no vayas a la cocina durante esos treinta segundos y permanezcas atento ante el televisor. Sí, es difícil.

Y es que es poco frecuente ver en redes sociales que alguien comparta anuncios que se emiten en televisión, a menos que haya ganado ese año en Cannes Lions, y ni aun así. Ha de ser muy brillante para que un usuario decida promocionar una marca que emplea los cauces habituales de la publicidad. Youtube ha sucumbido ante el dinero que están dispuestos a pagar las grandes compañías porque desde hace poco tiempo, hay anuncios que ya no te ofrecen el botón de “saltar anuncio” obligándote a visionario hasta el final.
Facebook también ha ideado un método de interrupción en sus vídeos. Estás disfrutando de unos lindos gatitos, ¡con audiooooo!, y entra un spot que tú no quieres ver. ¿Hay alguien a quién le guste que le interrumpan?

Sin embargo, internet sí está plagado de fotografías de viandantes que se han quedado perplejos ante un paso de peatones amarillo emulando las patatas fritas de McDonalds. Es por esto que funciona, porque no hace falta ir al Zurifest en Suiza para ver un paso de cebra amarillo.
Funciona porque se comparte, se comparte porque gusta y lo que gusta se compra.

 

FacebookFacebookFacebookFacebookFacebook

Por

MÁS NOTICIAS

NOTICIAS
Un imagotipo con mucha sonrisa
Cuando te enfrentas al diseño de una identidad corporativa debes entender primero qué hace el cliente. En este caso, la especialización en su[...]
Leer más
NOTICIAS
Marketing RADICAL VS. Marketing TRADICIONAL
Si la finalidad de marketing es vender más, la del marketing de guerrilla es liarla muchísimo. De hecho, se le conoce también como[...]
Leer más
NOTICIAS
El layout en la fase de creación
En el argot publicitario se emplea el término layout para definir el espacio donde se distribuirán los elementos gráficos que componen un anuncio.[...]
Leer más
NOTICIAS
¿Qué ocurrió el 19 de enero?
Tal día como hoy en 1479, hace 539 años, Fernando de Aragón es coronado rey tras la muerte de su padre, Juan II.[...]
Leer más

Hay quien cruza el bosque y sólo ve leña para el fuego. León Tolstói.

Por cierto, esta web utiliza cookies para ofrecerle una mejor experiencia de navegación. Si continúa navegando consideraremos que acepta su uso. Más información.